Súper 9

Historia ''9 de octubre FC''

9 de Octubre Fútbol Club nace el 18 de abril de 1926 en la Provincia del Guayas – Ecuador.
 
En Urdaneta y Santa Elena (hoy Lorenzo de Garaycoa) 9 de Octubre nace entre algunos clubes deportivos que aparecieron por esos años en la Perla del Pacífico. Este además, le hacía honor a la fecha del hito histórico más importante para los Guayaquileños, la Independencia de Guayaquil. Eran años de amateurismo, cuando los torneos eran organizados por la Federación Deportiva del Guayas (Fedeguayas) y el clásico de la ciudad enfrentaba al Sporting Packard y al General Córdova.
 
Su primer presidente fue don Alberto Muñoz López. El club en sus inicios se destacó varias disciplinas deportivas, sobre todo en el fútbol y el ciclismo.
En el año de 1940 Nueve de Octubre alcanza su primer título en el amateurismo, por el Campeonato de Fútbol del Guayas, venciéndo a Italia por 5 a 3.
 
En el año de 1965, bajo la presidencia de don Gustavo Mateus Ayluardo, alcanza su primer vicecampeonato en los torneos de fútbol profesional. La plantilla estaba dirigida por el “Chompi” Henríquez y entre los grandes jugadores figuraban: Hugo “El Negro” Cortez, Tomás Marshall, Leonardo Guerrero, Juan Noriega, Jaime “Carmelo” Galarza, Félix “Pelusa” Sarco, Armando Echeverría, Humberto Barreno, los uruguayos Ernesto Raymondo, Luis Desevo y el nacionalizado Carlos Alberto Raffo.
En la primera Copa Libertadores de América tuvo que medirse ante Emelec y los equipos uruguayos y bolivianos.
A partir de 1980 comienza la época de esplendor del Club.
Los dirigentes Mateus y Calderón que estaban al frente de Nueve de Octubre deciden invitar al empresario Omar Quintana; quien había salido Campeón como dirigente del Club Sport Emelec en 1979, y había sido cesado en sus funciones como Presidente de la Comisión de Fútbol del club “millonario” a fines de marzo de 1980. Quintana suscribe un convenio a fines de mayo de 1980 con la Asamblea de la Asociación Deportiva Nueve de Octubre para asumir los destinos del Club en calidad de Presidente de la Institución.
Por primera vez el Club tiene un patrocinador en la camiseta como lo fue la multinacional Cott Cola. Para ese año se contratan como jugadores al uruguayo nacionalizado ecuatoriano Eduardo De María, Urbano Stacio, Víctor Peláez, Nelson Matilde Miranda “Nelsinho”, Pedro Pablo Perlaza; estos sumados al paraguayo Maximiliano Pereira y el colombiano Víctor Bonilla.
El equipo no logra ascender a la Serie A y se decide gestar con planificación una poderosa plantilla para los siguientes años .
 
El Directorio decide jugar sus partidos de fútbol como local en el Estadio Los Chirijos de la ciudad de Milagro.
El equipo “patriota” que jugaba la Serie B, regresa a primera en la segunda mitad de 1981 junto al Emelec (en esa época se ascendía y descendía a mitad de temporada así como al final de la misma).
Para 1985 el nuevo auspiciante es el Banco Amazonas y se designa como Presidente de la Comisión de Fútbol al Ing. Leonardo Escobar. Se transfiere al Filanbanco a sus mejores elementos como Hamilton Cuvi y José Valencia.
Se contratan como extranjeros al arquero argentino Oscar Alfredo López y al atacante brasileño Alcides de Oliveira. Y para la Copa se trae al apergaminado defensor ex-Boca Juniors, Roberto Mouzo. Se trae al manabita Hernán Castillo y se reincorpora al equipo Guillermo Jauch que había jugado en el equipo “bancario”.
El elenco patriota llega a obtener estupendas recaudaciones producto de buenas asistencias; llegando inclusive a jugar un par de veces de estelarista (de fondo) en las programaciones compartidas con Barcelona en el Estadio Modelo.
En la Copa Libertadores, el Nueve de Octubre enfrenta a El Nacional de Quito, los peruanos Universitario de Lima y Sport Boys del Callao. Sus partidos tuvo que jugarlos en el Estadio Modelo (primer partido de local) y en el remodelado Estadio Los Chirijos, que para aquel entonces contaba con la mejor iluminación del país y con la novedosa localidad de “general baja” en la que los aficionados podían ver los partidos de pie alrededor del gramado.
El primer partido copero lo pierde de visitante ante El Nacional en Quito por 3 a 1.
Su primer partido como local lo juega en el Estadio Modelo de Guayaquil, en la que le gana al Universitario de Deportes por 1 a 0.
En su segundo partido como local ante el Sport Boys del Callao, se da en la reapertura del Estadio Los Chirijos, siendo éste el primer partido internacional de manera oficial que se juega en el escenario milagreño. El “Super 9” golea 4 a 0.
Lamentablemente esto no fue suficiente para acceder a la siguiente etapa ya que el invicto elenco “militar” capitalino le ganó el partido decisivo en Milagro por la mínima diferencia y ya no era necesario para el “Super 9” ir a disputar los partidos restantes en la capital peruana.
A mediados de año en el plano institucional, la dirigencia escoge el Lago de Capeira como sitio de entrenamiento y de recreación. Auspicia en conjunto con el Emelec, Barcelona y Filanbanco la millonaria rifa La Super Campeona. En lo futbolístico se da de baja a Alcides de Oliveira y su cupo es cubierto por el defensa Roberto Mouzo.

1992 - 1997

Desde entonces el equipo no ha obtenido otros logros, sólo un ascenso a la Serie B en 1992, un posterior ascenso a la Serie A en 1994 (juntamente con Olmedo de Riobamba que se coronó y consagró campeón de la Serie B en ese mismo año) y una última participación del equipo octubrino en la Serie A en 1995 que jugaban en Machala y Azogues hasta que descendió a la Serie B al final de la temporada el Nueve de Octubre perdió la categoría cayó con Deportivo Quito 2 a 1 en la despedida del cuadro octubrino en la categoría de privilegio fue el 17 de diciembre de 1995 (juntamente con el Delfín de Manta ya descendido). Finalmente en 1997 descendió a la Segunda Categoría al final de la temporada el Nueve de Octubre perdió la categoría cayó con Liga de Portoviejo 1 a 0 en la despedida del cuadro octubrino en la categoría B con que el club descendió a Segunda Categoría al final de la temporada el Nueve de Octubre perdió la categoría sin poderla recuperar nunca más y terminó de hundirse a la Segunda Categoría lugar del que jamás volvieron a ver la luz equipos tradicionales del fútbol ecuatoriano de antaño como el Everest, Patria, Juventus, Liga de Cuenca, Guayaquil Sport, Juvenil, Santos y los desaparecidos River Plate de Riobamba y Valdez en medio de la debacle del equipo octubrino, donde permaneció hasta hoy, siendo siempre un contendiente para subir una vez más a Primera y todavía de la mano del entonces timonel del equipo guayaquileño Jorge “Pichi” Flor.
RESURGIMIENTO- ASCENSO A SERIE B 2019.
 
22 largos años tuvieron que esperar los hinchas del afamado Super 9 para ver a su equipo regresar a la Serie B, ya que en 1995, el 9 de Octubre descendió a la Serie B del fútbol ecuatoriano, malas temporadas, dirigencias sin resultados e incluso lo llevaron a mandar a Segunda Categoría en 1997.
El año 2019, Dalo Bucaram comienza su administración en el equipo albiceleste e inyectó confianza en el grupo al contratar jugadores como: Danny Luna, Danny Cabezas y el equipo octubrino recibió una dosis de calidad y atención de la prensa con la llegada de Jorge “El Patrón” Guagua. El 9 de Octubre combinó juventud y veteranía se levantó y en este año, subió de categoría. Gracias a una sólida temporada y un buen manejo del equipo así como del club, el 15 de diciembre, el 9 de Octubre volvió a la punta del cuadrangular final de segunda categoría necesitando de un triunfo octubrino para estar cada vez más cerca del retorno tras vencer contra el casi ascendido Chacaritas de Pelileo por 2 a 0 en el Fertisa.
9 de Octubre alcanza el título provincial de la Segunda Categoría del Guayas tras 27 años en el 2019. Finalmente en el 2019, en la gestión de Abdalá Bucaram Pulley tras una estupenda campaña, vuelve a la Primera Categoría “Serie B”, luego de 22 años de haberla abandonado, al golear frente a Esmeraldas Fútbol Club por 4 a 0, una fecha antes del final, en medio de la algarabía de su hinchada que lleno en su casi totalidad el escenario del Fertisa, hinchas que vieron al equipo de sus sueños conseguir el tan anhelado y esquivo sueño el 19 de diciembre. No solo llegó el final del partido, sino el final de un largo exilio del equipo de la Máquina Celeste y Blanco en la Segunda Categoría del Fútbol Ecuatoriano tras 22 años de sufrimiento, frustración, angustia, postergación, penuria, amargura, fracaso y dolor, los hinchas del equipo patriota puede respirar en paz, porque el Super 9 está de regreso.